Los cuentos árabes de los “nigerianos”

La guerra en Siria, comenzada hace varios años, recientemente ha vuelto a ser uno de los sucesos con más amplia cobertura en los medios. Junto con el creciente interés de la comunidad internacional hacia los acontecimientos en el Oriente Medio, también despertaron los estafadores “nigerianos”. En los últimos meses, hemos registrado un aumento en el número de correos electrónicos fraudulentos que tratan de aprovechar la situación en Siria.

Los autores de la mayor parte de las cartas se presentaban como ciudadanos sirios que buscaban asilo en Europa, y solicitaban asistencia para invertir grandes sumas de dinero. El texto del mensaje podía ser o bastante conciso, para ganarse la atención del destinatario, o largo, para proporcionar información detallada sobre la oferta.

Los cuentos árabes de los "nigerianos"

Los estafadores suelen enviar cartas en nombre de mujeres cuyos maridos fueron asesinados o murieron. Este tema también se utilizó en los mensajes sobre Siria, con casi ningún cambio. Las “viudas” contaban que sus maridos habían muerto y dejado una gran suma de dinero, que era necesario transferir a otro país, y que ellas mismas estaban dispuestas a irse de Siria.

Los cuentos árabes de los "nigerianos"

Los estafadores también pueden enviar cartas en nombre de empleados y propietarios de empresas, y para convencer al destinatario de la autenticidad del mensaje, pueden usar en el texto nombres de organizaciones reales. Los autores de las cartas contaban una variedad de historias, como la de haber enviado con éxito dinero a Francia y no haber recibido la visa, y pedían ayuda si no les fuera posible entrar a Europa.

Los cuentos árabes de los "nigerianos"

En las cartas “nigerianas” los atacantes no sólo tratan de interesar a los destinatarios prometiéndoles recompensas monetarias, sino que también intentan despertar su sentido de piedad y compasión. En particular, los pseudo ciudadanos sirios se quejan de sufrir persecuciones por parte del presidente y piden ayuda para transferir y conservar el dinero de que disponen.

Los cuentos árabes de los "nigerianos"

El inglés es el idioma más popular de las estafadoress “nigerianos”, pero también encontramos mensajes en otros idiomas, como el alemán, el francés y el árabe. El autor de un mensaje en alemán, que decía ser un oficial del ejército sirio que lidera la lucha contra el Estado Islámico, escribe que quiere sacar del país 16 millones de dólares recibidos de la venta de petróleo, y pedía que el destinatario se pusiera en contacto con él para obtener más información. Vale destacar que las grandes cantidades de dinero en poder de los habitantes de Siria y otros países árabes a menudo se explica con diferentes historias relacionadas con negocios petroleros.

Los cuentos árabes de los "nigerianos"

Un mensaje en francés fue escrito en nombre de una siria menor de edad refugiada en Alemania, todos cuyos parientes murieron en la guerra en Siria. La muchacha se queja del frío insoportable en la carpa en la que vive, y de las promesas incumplidas de las autoridades para mejorar sus condiciones de vida. Le propone al destinatario convertirse en su apoderado, prometiéndole recompensarlo con una gran suma de dinero.

Los cuentos árabes de los "nigerianos"

Finalmente, en las cartas en árabe, el idioma oficial de Siria, los estafadores contaban la triste historia de una viuda de Damasco, cuyo esposo e hijos murieron durante el bombardeo con armas químicas. El drama de la pobre mujer debe despertar la compasión del destinatario, y la gran cantidad de dinero mencionada, estimular el deseo de ayudar.

Los cuentos árabes de los "nigerianos"

Los estafadores “nigerianos” tratan de hacer que sus historias ficticias sean creíbles y para ello utilizan un conjunto estándar de trucos: enlaces a fuentes noticiosas legítimas, detalladas historias llenas de emociones, que citan acontecimientos y personas reales, entre ellas personas famosas, etc. Sin embargo, vale la pena recordar que las cartas de remitentes desconocidos que le ofrecen millones de dólares no pueden ser reales. Por lo tanto, la mejor solución es simplemente eliminar el mensaje y no establecer correspondencia con los estafadores.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *