El líder de Ghostshell Team trata de limpiar su nombre develando su identidad

El reconocido hacker que actúa bajo el nombre de GhostShell ha dado el primer paso para dejar su oscuro pasado atrás al divulgar su identidad para ser aceptado en la industria de la seguridad informática.

El hacker, que en la red se hace llamar Ghostshell, es conocido por haber liderado importantes ataques informáticos a organizaciones y autoridades de todo el mundo, incluyendo la NASA, el FBI y el Pentágono. El atacante también estuvo a cargo de grandes filtraciones de datos, incluyendo una que filtró más de 2,5 millones de cuentas gubernamentales, académicas, políticas y de autoridades rusas.

Pero, a pesar de su intenso historial delictivo contra enemigos poderosos, GhostShell ha decidido dejar el anonimato para entregarse a la ley y hacer frente a de los perjuicios causados. Con este arriesgado acto, GhostShell tiene la esperanza de dejar de lado su pasado como cibercriminal para abrirse paso en el mundo de la ciberseguridad.

El hacker se puso en contacto con periodistas de todo el mundo para revelar su identidad: “Mi nombre es Eugen Razvan G y soy el hombre detrás del pseudónimo Team Ghostshell. Soy Ghostshell”, se presentó. “Tengo 24 años y nací el 16 de agosto de 1991 en Bucarest, Rumania”.

Para probar su identidad, compartió con los periodistas las credenciales de acceso a la cuenta de Pastebin que GhostShell utiliza para filtrar los datos que roba a sus víctimas. A pesar de ello, todavía no se ha podido confirmar con certeza que el hombre sea quien dice ser.

Eugen explicó que antes de fundar Team Ghostshell estaba a cargo del grupo MalSec, que había co-fundado con un hacker de LulzSec. Esta alianza no funcionó por la falta de confianza de Eugen, que sospechaba que su compañero era un infiltrado de las autoridades. Esto generó la ruptura de MalSec. “Yo me quedé con todos los hackers que había reclutado y capacitado. Él se quedó con todo lo demás. Otros se fueron”, explicó Eugen.

Esta separación dio origen a Team Ghostshell. “La frustración fue mi motor en el momento”, dijo Eugen. “Había tantas trampas de agentes federales que irrumpían en grupos de hackers con la ayuda de sus informantes, que me enojé tanto y formé mi propio grupo, en el que podía seguir el rastro de los miembros”, explicó.

El hacker está consciente de que al exponer su identidad se arriesga a pasar años tras las rejas, pero está dispuesto a hacerlo para reiniciar su rol en la comunidad informática y motivar a otros cibercriminales a que sigan sus pasos. “Sólo quiero responsabilizarme por mis acciones, enfrentarlas y esperar lo mejor. De verdad me gustaría seguir formando pare de esta industria, pero de forma legal. La seguridad informática es algo que me apasiona a pesar de los conflictos y problemas legales que acarrea. Espero que otros hackers y hacktivistas sigan mi ejemplo para tratar de crecer como personas”, explicó.

Fuentes

The Next Web

TechWorm

Secure Computing Magazine

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *