La credulidad, una forma de perder criptomonedas

Mientras siguen las discusiones sobre el estatus de las criptomonedas y se preparan leyes para regularlas, los estafadores aprovechan al máximo el revuelo que rodea al dinero digital. Aparte de hackear las bolsas de criptomonedas, explotar las vulnerabilidades de los contratos inteligentes y utilizar malware de minería, los delincuentes también recurren a métodos clásicos de ingeniería social que les reditan millones de dólares.

no-image

El Mundial del engaño

Falta apenas un par de semanas para la Copa Mundial FIFA 2018, evento que atrae la atención de millones de personas en todo el mundo, incluidos los ciberdelincuentes. Pero mucho antes ya comenzó a aumentar el tráfico de mensajes de correo no deseados que mencionaban este evento deportivo y los estafadores empezaron a explotar activamente este tema en sus envíos masivos de correo y a crear páginas de phishing. Leer el artículo completo

no-image

Un generador de criptomonedas en el bolsillo

Estos últimos meses el tema de las criptomonedas no abandona las páginas de los medios de comunicación. Los delincuentes, por supuesto, no dejan de aprovechar un tema tan candente, así que las noticias sobre la fluctuación en el tipo de cambio de las criptomonedas van junto a las noticias sobre robos en las bolsas, la extorsión de criptomonedas y, por supuesto, el uso subrepticio de capacidades de procesamiento ajenas para extraer dinero digital, es decir, para la criptominería Leer el artículo completo

no-image

Amigos: ¡Cuidado con los brasileños ciberclonadores de tarjetas!

Hay tres maneras de hacer las cosas en el negocio de los programas maliciosos: la correcta, la mala y la brasileña. Desde aquellos tiempos en que se usaba skimmers (duplicadores de las bandas magnéticas en las tarjetas bancarias) en cajeros automáticos y se infectaba los sistemas PoS (puntos de venta), hasta la modificación del hardware de los dispositivos de procesamiento, Latinoamérica ha sido tierra fértil para el robo masivo de números de tarjetas de débito o crédito. Leer el artículo completo