News

La codificación de datos salva a un delincuente australiano de ir a prisión

La seguridad informática evitó que la policía recolectara suficiente evidencia como para enviar a prisión a un hombre australiano que había confesado su crimen.

Rohan James Wyllie, de 39 años, admitió que había instalado cámaras en las paredes que colindaban con sus vecinas para grabarlas y espiarlas sin su consentimiento.

Las vecinas de Wyllie se dieron cuenta de la desagradable situación en la que se encontraban cuando descubrieron huecos en sus paredes que emanaban luces rojas y sonidos extraños, como de aparatos electrónicos.

Cuando la policía respondió a la denuncia y revisó el edificio de Wyllie, descubrió una compleja red de cámaras que el hombre había instalado para espiarlas desde la comodidad de su dormitorio.

Pero las cámaras no estaban encendidas en el momento en que la policía revisó su apartamento. Wyllie admitió que había perforado el techo y paredes de sus vecinas para poder filmarlas, pero aseguró que nunca lo había hecho.

Aunque la policía tuvo en su posesión el ordenador del acusado y encontró carpetas que, a juzgar por los nombres, habrían podido contener las grabaciones de sus vecinas, nunca pudo acceder a los archivos.

Los archivos comprometedores estaban codificados y, aunque lo intentó, la policía no pudo descifrar la clave. El acusado, por supuesto, se negó a revelarla, y ningún juez le ordenó que lo hiciera.

Por ende, los demandantes no contaban con suficiente evidencia para comprobar sino que el hombre había intentado grabar a sus compañeras, y el juez se vio obligado a dejarlo en libertad condicional por dos años. Además, Wyllie había pasado 33 días en prisión mientras se investigaba el caso.

La defensa argumentó que el acusado sufre de esquizofrenia paranoica y que conectó las cámaras porque creía que sus vecinas estaban conspirando en su contra.

Hace algunos años, en un caso similar, un juez estadounidense declaró que no iba a obligar a un hombre acusado de guardar pornografía infantil en su ordenador a revelar su clave porque esto sería una violación a los derechos de la quinta enmienda de la constitución de los EEUU, que otorga a los individuos el derecho de mantener en secreto evidencia comprometedora.

La codificación de datos salva a un delincuente australiano de ir a prisión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Informes

MosaicRegressor: acechando en las sombras de UEFI

Encontramos una imagen de firmware de la UEFI infectada con un implante malicioso, es el objeto de esta investigación. Hasta donde sabemos, este es el segundo caso conocido en que se ha detectado un firmware malicioso de la UEFI usado por un actor de amenazas.

Dark Tequila Añejo

Dark Tequila es una compleja campaña maliciosa que tiene por objetivo a los usuarios ubicados en México, con el propósito principal de robar información financiera, así como credenciales de acceso a sitios populares que van desde versionado de código fuente a cuentas de almacenamiento de archivos en línea y de registro de dominios web.

De Shamoon a StoneDrill

A partir de noviembre de 2016, Kaspersky Lab observó una nueva ola de ataques de wipers dirigidos a múltiples objetivos en el Medio Oriente. El programa malicioso utilizado en los nuevos ataques era una variante del conocido Shamoon, un gusano que tenía como objetivo a Saudi Aramco y Rasgas en 2012.

Suscríbete a nuestros correos electrónicos semanales

Las investigaciones más recientes en tu bandeja de entrada