Agente encubierto arresta a un cibercriminal que intentó filtrar el guión de una serie

Un pirata informático de Bahamas está siendo procesado por irrumpir en las cuentas de personas famosas y tratar de vender su información personal por Internet.

Las actividades maliciosas de Alonzo Knowles, de 23 años, fueron descubiertas cuando intentó vender la información robada a un agente encubierto del FBI. Las autoridades lo convencieron de que viajara a Estados Unidos y, una vez allí, lo arrestaron por sus actos criminales.

Knowles se había puesto en contacto con un locutor de un programa de radio estadounidense para ofrecerle la información personal de más de 130 famosos. El cibercriminal dijo que había conseguido datos de contacto, videos sexuales y documentos privados de sus víctimas, y ofreció al locutor el guión de los primeros seis episodios de la nueva temporada de una serie, con la promesa de enviar el resto de los episodios cuando termine su rodaje. Las autoridades no han revelado cuál es la serie en cuestión.

El locutor avisó a las autoridades sobre la oferta del hacker, que le siguieron el juego para recolectar evidencias sobre sus actividades maliciosas. Así, lo convencieron para que viajara a territorio estadounidense a encontrarse con los supuestos compradores de la información robada y lo arrestaron en el momento en el que recibió los 80.000 dólares que le pedía al agente encubierto por entregarle la información.

Knowles dijo que no empleaba métodos sofisticados para realizar sus ataques: adivinaba las respuestas a las preguntas de seguridad de las cuentas de correo de sus víctimas con información que encontraba en Internet. En los casos más complicados, irrumpía primero en las cuentas de sus amigos para encontrar los números de teléfono de las personas que le interesaban.

Con esta información, enviaba un mensaje de texto a sus víctimas diciéndoles que su cuenta de correo había sido comprometida y debían enviar su contraseña para solucionar el problema. El engaño convencía a sus víctimas, que le entregaban el acceso a sus cuentas. Después, Knowles cambiaba las preguntas de seguridad de las cuentas y desactivaba las notificaciones para que no se enteraran.

En última instancia, si todo lo demás fallaba, el atacante recurría a un programa malicioso para Windows que le ayudaba a irrumpir a la fuerza en las cuentas que le interesaban.

Knowles está siendo procesado por crímenes de robo de identidad y violaciones de propiedad intelectual.

Fuentes

The Verge

New York Daily News

The New York Times

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *