Hackers amenazan con filtrar la película Piratas del Caribe si no reciben un pago de Disney

Los ejecutivos de Disney han confirmado que chantajistas virtuales han robado una copia de la película Piratas del Caribe y están exigiendo un rescate en bitcoins a cambio de no filtrarla a la red antes de su fecha oficial de lanzamiento.

Mientras administradores en todo el mundo tratan de proteger y reponer los sistemas de los ataques chantajistas de WannaCry, se ha reportado que un grupo de cibercriminales está amenazando a Disney con desbalancear el éxito de taquilla de la esperada película Piratas del Caribe 5: La venganza de Salazar.

Los atacantes aseguran que han robado una copia de la película y amenazan a Disney con publicar un avance de 5 minutos si la empresa no le entrega, en palabras de un portavoz de Disney, “una enorme cantidad de dinero”. Fuentes extraoficiales calculan que el rescate que exigen los criminales ronda los 80.000 US$ que, aunque es una cifra altísima, no es imposible de pagar para una franquicia que ha ganado más de 3 mil millones de dólares con sus cuatro películas anteriores.

Si la empresa no se doblega después de esta primera filtración, los atacantes amenazaron con publicar 20 minutos más de la película cada día hasta publicarla por completo a no ser que se les pague el rescate exigido.

Pero Disney no se ha dejado intimidar y ha asegurado que no piensa pagar el rescate que le exigen los cibercriminales. Por un lado, hacerlo sería financiar el mismo negocio criminal que les está haciendo daño; por otro, no existe ninguna garantía de que los criminales cumplan con su palabra si les pagan el rescate.

Asimismo, las películas que se comparten en foros p2p y sitios piratas han perdido protagonismo en relación a los años anteriores, por lo que su filtración no representa una amenaza para el éxito que podría tener la película en los cines y medios oficiales de distribución. En 2011, BitTorrent representaba el 23% del tráfico total en Estados Unidos, un país donde además la piratería está castigada. Pero ahora el tráfico de este servicio es sólo el 5%, porque sus viejos usuarios han migrado a Netflix y servicios parecidos.

También existe la posibilidad de que los criminales no tengan acceso a ninguna información y hayan inventado que tienen los datos para urgir a la empresa a que pague el rescate, pero no tengan nada para filtrar.

No se han revelado detalles sobre cómo los criminales consiguieron los datos, pero Disney ha asegurado que está investigando el caso con el FBI.

Fuentes

Washington Post

The Guardian

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *