Investigadores descubren cómo controlar y chocar un Jeep de forma remota

Un par de investigadores de seguridad han publicado los avances de un estudio que demuestra que los automóviles Jeep Cherokee son vulnerables a ataques de hackers que pueden tomar el control de funciones críticas del vehículo con sólo saber su dirección IP pública.

Charlie Miller y Chris Valasek presentarán el estudio completo al público el próximo mes en la conferencia de seguridad BlackHat, pero ya habían denunciado las vulnerabilidades al fabricante, que ha puesto en circulación una actualización para resolver el problema. La información que los investigadores están adelantando al público es limitada, pero suficiente para incentivar a los usuarios a instalar las últimas actualizaciones lo antes posible.

La amenaza afecta a los motores Fiat Chrysler, como Ram, Durango y Jeep, y funciona explotando una vulnerabilidad en la red celular uConnect, que está incluida en estos vehículos desde 2009.

Miller y Valasek demostraron que los atacantes sólo necesitan la dirección IP pública del coche para tomar el control de funciones que incluyen desde la temperatura del aire acondicionado y el limpiaparabrisas hasta la capacidad de frenar. De esta manera, los atacantes tienen poder suficiente como para tomar el control motriz del vehículo, poniendo a los tripulantes en peligro de accidentes y choques.

En la demostración, los investigadores manejaban el vehículo de forma remota, a nada menos que 16 km. de distancia. También podían definir la ubicación del vehículo usando GPS y la velocidad en la que se movía. En manos maliciosas, esto podría tener desenlaces fatales, por lo que tanto la compañía como los expertos en seguridad están urgiendo a los usuarios a que instalen las últimas actualizaciones del sistema de navegación de los vehículos afectados.

Andrew Conway, analista de seguridad de Cloudmark, dijo que estaba horrorizado por el hecho de que una red conectada a Internet permita controlar la transmisión y frenos. “Existen muchas buenas razones para conectar un coche a Internet – navegación, entretenimiento, llamadas telefónicas, predicciones del clima, etc.-, pero no existe ninguna razón para que esa red esté conectada a los sistemas para conducir el coche, sólo ahorrar algunos dólares en el proceso de fabricación”, opinó.

“A Miller y Valasek les tomó un par de años comprometer por completo los sistemas de un vehículo popular. ¿Qué pasaría si un gobierno hubiese invertido recursos para financiar la misma tarea y causar accidentes en la ruta a individuos específicos?”, planteó Conway para recalcar la magnitud de esta vulnerabilidad.

Fuentes

The Register

Computer Weekly

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *