La ley de transparencia

Hace poco se llevó a cabo un intento de volar trenes en Alemania. Esto encendió otra vez la discusión de como anticiparse y evitar tales amenazas. En el curso de estas discusiones, el tema del cifrado se ha convertido en el centro del asunto: después de todo, el cifrado a los terroristas comunicarse, protegiendo dichas comunicaciones de ojos entrometidos.
Sin embargo, no todo el que usa métodos de cifrado es terrorista. Para el usuario promedio (usuario particular o de negocios, haga su elección), el cifrado es un método para garantizar seguridad, ya sea cuando se transmite información confidencial a través de Internet, o simplemente para garantizar que la información de un ordenador portátil se mantendrá segura si el equipo es robado. El cifrado no es automáticamente malo, al contrario, si alguien utiliza cifrado, muestra que es responsable y conciente de los problemas de seguridad.
Algunos políticos alemanes piden que el cifrado sea declarado ilegal; o que para ser legal, el estado posea el código utilizado. Tal postura muestra claramente cuan distante se encuentra la legislación de la realidad. Después de todo, es ilegal volar trenes, pero eso no impide que los terroristas lo hagan. Restringir el uso del cifrado en nombre de la lucha contra el terrorismo es un camino errado; no detendrá a los terroristas y se convertirá en un serio inconveniente para los usuarios particulares y de negocios que se hacen responsables de la seguridad de su información por sí mismos.
Si se sugiriese que la gente no asegurase su puerta principal en pro de la seguridad, la protesta mediática sería inmensa. Sin embargo, muchos políticos, así como la mayor parte de la población, parecen estar distorsionando la idea de la seguridad de la información más allá de cualquier límite razonable. Esto está agitando las aguas e incrementa el temor de que las restricciones sobre el cifrado puedan encontrar pronto su camino hacia las leyes.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *