El nuevo presidente de Francia responde a las filtraciones y ciber-sabotaje que sufrió días antes de su elección

Cibercriminales han tratado de sabotear la carrera presidencial de Emmanuel Macron, el entonces candidato a presidente de Francia. Los atacantes robaron el contenido de cinco bandejas de entrada pertenecientes al candidato y su campaña, y las hicieron públicas en un momento clave: días antes de las elecciones presidenciales en Francia.

El viernes, justo después de que había terminado el periodo permitido para hacer campaña política en el país, los cibercriminales publicaron decenas de miles de correos internos de Macron. La información filtrada sumaba un total de 9 GB de documentos, tablas de finanzas, contratos correos electrónicos personales. Los datos provenían de cinco cuentas diferentes, algunas de ellas cuentas privadas de Gmail.

Esta no es una práctica novedosa entre los criminales. Es más, en las últimas elecciones estadounidenses la candidata a presidente Hillary Clinton sufrió una serie de intrusiones y sabotajes similares que afectaron su campaña presidencial.

Pero el equipo de Macron, previendo este tipo de incidentes, entremezcló información verdadera con información falsa en las cuentas del candidato. De este modo, los medios de comunicación que querían compartirla tenían que realizar todo un trabajo de investigación para discernir la información verdadera de la falsa si no querían desinformar a su público.

“Lo interesante es que parte de la información es verdadera, pero entremezcladas también hay noticias falsas”, explicó Simon Edwards, analista de seguridad de Trend Micro. Entre estas noticias falsas había afirmaciones de que Macron tenía cuentas en las Islas Caimán para evadir impuestos.

Portavoces del gobierno dicen que la información filtrada no guarda ningún secreto. “Van a encontrar bromas, decenas de miles de mensajes de nuestros proveedores… y también cientos de conversaciones sobre la elaboración de nuestro manifiesto y organización de eventos. Todo lo que pasa cuando uno construye una campaña”, afirmó el líder del equipo digital de Macron.

Ningún grupo de hackers se ha atribuido el ataque a Macron, pero los estudios del caso encuentran similitudes con los ataques del grupo de hackers Fancy Bear, que se cree que está vinculado con la unidad de Inteligencia del gobierno ruso y tiene antecedentes de ataques a víctimas de alto perfil. Hackers rusos también habían sido acusados de los ataques a Hillary Clinton que apoyaron la victoria de Donald Trump en Estados Unidos.

A pesar de los ataques, Macron se convirtió en el nuevo presidente de Francia y su gobierno tiene muy presentes las dificultades que los ciberatacantes le hicieron pasar. Aurélien Lechevallier, asesor de política exterior de Macron, dijo que el gobierno entrante no pasará por alto los ataques anti-democráticos en su contra. “Pondremos en efecto una doctrina de represalias ante los ciberataques o cualquier otro tipo de ataque proveniente de Rusia”, dijo Lechevallier. “Esto significa que estamos listos para las represalias contra los ciberataques, no sólo con respuestas de ese tipo sino también con otras medidas convencionales y herramientas de seguridad”, agregó.

Fuentes

Wired News

The Guardian

The Telegraph

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *