Obama libera a Chelsea Manning de su sentencia de 35 años por exponer al ejército en WikiLeaks

El presidente Barack Obama, a sólo días de pasarle el liderazgo de los Estados Unidos a Donald Trump, ha otorgado clemencia a más de 1.000 prisioneros del país, entre ellos Chelsea Manning, la conocida hacker condenada a 35 años en prisión por filtrar secretos de estado en WikiLeaks. Es posible que esta decisión repercuta en otros casos de filtraciones de datos, como el de Julian Assange, fundador de WikiLeaks.

Obama ha perdonado y conmutado las sentencias de 1.385 personas, una cantidad sin precedentes en la historia de los Estados Unidos y el equivalente a las clemencias ofrecidas por los últimos 12 presidentes del país juntos. Más de 500 de los presos afectados cumplían cadenas perpetuas.

Chelsea Manning fue una de las beneficiadas de este casi último acto presidencial de Obama. Ahora, en lugar de cumplir una sentencia de 35 años, saldrá libre en mayo de 2017 después de haber cumplido 7 años en prisión.

El caso de Manning ha estado resonando por años al ser uno de los primeros casos de filtraciones de datos gubernamentales que se enfrentaron ante la justicia. Manning tiene muchos defensores que, además de seguirla porque no creen que merezca una condena tan larga, se preocupan por el trato inhumano que está recibiendo en prisión, que la ha llevado a tratar de suicidarse repetidas veces.

Manning, que en el momento de realizar las filtraciones era conocido por su nombre masculino de Bradley, era un oficial de inteligencia de bajo rango que en 2010 filtró cables diplomáticos y documentos que dieron una mirada detallada sobre las operaciones militares de Estados Unidos en otros países. Algunos de estos documentos fueron además un duro golpe a la reputación del ejército porque mostraban bombardeos a civiles durante sus operaciones en el Medio Oriente.

Manning se había declarado culpable de 10 cargos criminales y se lo condenó a 21 más, incluyendo un cargo de terrorismo por asistir al enemigo del que después fue absuelto. En 2010 recibió una sentencia de 35 años de prisión, una condena mucho mayor a la que esperaba y sin ninguna mitigación por sus confesiones.

Durante los años siguientes, sus abogados se esforzaron por sacar a luz las supuestas violaciones a sus derechos humanos y, con la ayuda de los ciudadanos, pedir un mejor trato para su cliente. Debido a sus múltiples intentos de suicidio, Manning estuvo en aislamiento en un cuarto sin ventanas por 23 horas al día y dormía desnuda, sin ningún tipo de abrigo. Asimismo, durante este tiempo decidió iniciar sus cirugías para oficializar su cambio de género y pasar de ser Bradley a ser Chelsea Manning, pero las instalaciones militares en las que se encuentra confinada no tienen experiencia con estos procedimientos.

Algunos esperaban que tras este acto de clemencia con Manning, Obama tuviera un gesto similar con Edward Snowden, otro ex funcionario de la CIA que filtró documentos y cables diplomáticos y militares. Snowden vive en asilo en Rusia porque es buscado por Estados Unidos para enfrentarse a la justicia. Sin embargo, la Casa Blanca dejó claras las diferencias entre ambos casos y explicó por qué había elegido a Manning y no a Snowden: “La clemencia es un remedio extraordinario que se otorga sólo después de que el presidente ha llegado a la conclusión de que un individuo ha demostrado que está listo para hacer uso de su segunda oportunidad”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest. “Chelsea Manning pasó por el proceso de justicia criminal, se expuso a tal proceso, fue declarado culpable, sentenciada por sus crímenes y aceptó sus errores”, explicó. “Snowden voló a los brazos de un enemigo y buscó refugio en un país que hace poco hizo un esfuerzo conjunto para debilitar la confianza en nuestra democracia”.

Sin embargo, aunque es posible que esta decisión no repercuta sobre Snowden, puede que sí lo haga sobre Julian Assange, el australiano fundador de WikiLeaks, que se encuentra en asilo en la embajada de Ecuador en Londres hace años.

Assange siempre ha abogado por la libertad de Manning, y la semana pasada WikiLeaks publicó un tweet diciendo que Assange se entregaría a la justicia estadounidense si Obama perdonaba a Manning: “Si Obama le otorga clemencia a Manning, Assange aceptará la extradición a Estados Unidos a pesar de la clara inconstitucionalidad del caso del Departamento de Justicia”. Cuando se supo la noticia de Manning, WikiLeaks escribió: “Assange está seguro de que ganará cualquier juicio justo en los Estados Unidos”, y su abogado afirmó que “se mantiene firme con todo lo que ha dicho”.

La decisión de Obama ha recibido el aplauso de muchos y también las críticas de muchos otros que consideran que esta decisión es una burla para el poder judicial del país. De cualquier modo, es una acción importante en el mundo del cibercrimen que seguro seguirá teniendo repercusiones en otros casos, como el de Assange.

“Estos 273 individuos aprendieron que nuestra nación es compasiva, un lugar en el que el trabajo duro y el compromiso a la rehabilitación pueden darte una segunda oportunidad, y donde los errores del pasado no van a privar al individuo de la oportunidad de seguir adelante”, dijo el asesor de Obama, Neil Eggleston, en el sitio web de la Casa Blanca.

Fuentes

United Press International

The New York Times

ITV News

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *