Recomendaciones para evitar que los cibercriminales reciban tus donaciones para las víctimas de Orlando

La noticia de la reciente masacre en una discoteca de Orlando ha conmovido a todo el mundo. Gracias a Internet y las nuevas tecnologías, las personas pueden expresar su apoyo y ofrecer donaciones sin importar donde se encuentren. Por desgracia, también existe gente dispuesta a aprovecharse de la buena voluntad de la gente en momentos de dificultad.

Se ha vuelto común que los cibercriminales intensifiquen sus actividades cuando surgen estas tragedias, utilizándolas para beneficiarse a sí mismos aunque esto implique perjudicar a los internautas y a las víctimas a las que intentan ayudar. Es por eso que las autoridades estadounidenses han alertado que los usuarios que quieren realizar donaciones virtuales podrían convertirse en el objetivo de cibercriminales y estafadores virtuales. Para evitar estas situaciones, las diferentes entidades gubernamentales y organizaciones de seguridad han publicado una serie de guías para ayudar a los ciudadanos a dirigir su dinero donde de verdad les interesa depositarlo.

Una de las principales formas de evitar ser víctima de estafas es verificar la legitimidad de las fuentes. Esto implica desconfiar de los avisos en ventanas emergentes, de los mensajes de correo electrónico que pidan donaciones y de los enlaces que se vean en las redes sociales, aunque parezcan haber sido publicados por uno de sus contactos. Si se recibe una invitación o sugerencia de un contacto, es conveniente comunicarse con él por otros medios para asegurarse de que, en efecto, haya enviado el mensaje.

También es necesario confirmar si los sitios web a los que dirige un enlace son en realidad los que dicen ser. Una forma de hacerlo es pasar el ratón sobre el vínculo para comprobar que la página sea la misma, sin ninguna diferencia de letras, dominios o puntuación. Si pasa esta primera prueba, se debe volver a revisar la URL después de pulsar en el enlace.

Pero para realizar donaciones por Internet con el menor riesgo posible lo mejor sigue siendo primero escoger una organización con buena reputación y, si no es conocida, confirmar que sea legítima usando herramientas como la que ofrece el sitio CharityNavigator.org.

Por último, es importante tener siempre los programas de seguridad actualizados y ejecutándose para que puedan interceptar cualquier programa malicioso o amenaza que pueda surgir no solo durante esta transferencia de dinero, sino durante todo el tiempo de navegación.

Fuentes

The Seattle Times

Detroit Free Press

Hawaii News Now

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *