News

Un juez exige los nombres de los involucrados en el caso de un pirata que atacaba a celebridades para filtrar secretos a la prensa

Un pirata informático británico que interceptaba las comunicaciones telefónicas de personas famosas para filtrarlas a la prensa podría verse obligado a revelar la identidad de los periodistas que solicitaban y compraban la información robada.

En 2007, se sentenció al investigador privado Glenn Mulcaire a seis meses de prisión por interceptar en secreto los mensajes de voz del teléfono de la Familia Real de Gran Bretaña y venderlos a una agencia de noticias. En aquella ocasión, se decomisó un ordenador portátil que contenía una lista de 3.000 víctimas potenciales, entre las que habían famosos que también eran blanco de los ataques del investigador.

Nunca se revelaron los nombres de las víctimas, pero el caso no se ha olvidado: en los últimos meses, la policía británica ha alertado a varias celebridades que sus teléfonos han sido alterados por terceras personas que quieren tener acceso a sus telecomunicaciones, y es posible que la agencia de noticias que compró los datos de la Familia Real a Mulcaire en 2007 también esté detrás de estos ataques.

Entre las personas afectadas está el comediante Steve Coogan y el comentarista deportivo Andy Gray, que solicitaron al juez Geoffrey Vos que obligue a Mulcaire a revelar su lista de víctimas potenciales porque sospechan que pueden estar incluidos en ellas.

Las filtraciones tuvieron efectos particularmente desastrosos para Andy Gray, a quien despidieron del programa en el que trabajaba porque alguien había publicado comentarios machistas que él había realizado en privado.

El juez admitió que existe suficiente evidencia de que alguien irrumpió en los servidores telefónicos de Gray y que hay una gran posibilidad de que los datos obtenidos se hayan utilizado para perjudicarlo. Por lo tanto, las víctimas tienen derecho a saber quién las atacó y quienes financiaron el ataque.

Mulcaire trató de protegerse con la tercera enmienda, que le permite negarse a compartir información que lo pueda incriminar, pero el juez rechazó su defensa y le ordenó que publique la lista, aunque le dio la oportunidad de presentar una apelación.

Pero el juez advirtió que si la lista sale a la luz, también exigirá que se revele la identidad de todos los periodistas que solicitaron y compraron la información robada, y el pirata tendrá que describir la forma en la que alteró los teléfonos de las víctimas.

“Las actividades del Sr. Mulcaire, que consistían en recibir instrucciones de periodistas y obedecerles, son relevantes al caso”, dijo el juez Vos, “creo que la identidad de las otras víctimas, las personas que ayudaron a identificarlas y la forma en la que se realizó el ataque también son relevantes”, afirmó el juez.

.

Fuentes:

Phone hacking: private detective ordered to reveal celebrities on ‘target list’ The Daily Telegraph

Hacker in tabloid scandal ordered to give evidence The Washington Post

Naming of journalists in hacking scandal ordered Irish Times

Un juez exige los nombres de los involucrados en el caso de un pirata que atacaba a celebridades para filtrar secretos a la prensa

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Informes

MosaicRegressor: acechando en las sombras de UEFI

Encontramos una imagen de firmware de la UEFI infectada con un implante malicioso, es el objeto de esta investigación. Hasta donde sabemos, este es el segundo caso conocido en que se ha detectado un firmware malicioso de la UEFI usado por un actor de amenazas.

Dark Tequila Añejo

Dark Tequila es una compleja campaña maliciosa que tiene por objetivo a los usuarios ubicados en México, con el propósito principal de robar información financiera, así como credenciales de acceso a sitios populares que van desde versionado de código fuente a cuentas de almacenamiento de archivos en línea y de registro de dominios web.

De Shamoon a StoneDrill

A partir de noviembre de 2016, Kaspersky Lab observó una nueva ola de ataques de wipers dirigidos a múltiples objetivos en el Medio Oriente. El programa malicioso utilizado en los nuevos ataques era una variante del conocido Shamoon, un gusano que tenía como objetivo a Saudi Aramco y Rasgas en 2012.

Suscríbete a nuestros correos electrónicos semanales

Las investigaciones más recientes en tu bandeja de entrada