EL FBI usa un sitio de pornografía infantil como carnada para atrapar criminales

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acaba de cerrar una importante operación contra la pornografía infantil conocida como “Operación Torpedo” y ha comenzado a divulgar los detalles sobre el proceso de investigación. Es así como se reveló que los agentes del FBI utilizaron métodos poco ortodoxos para atrapar criminales, que incluyeron secuestrar un sitio web de pornografía infantil e instalar programas maliciosos en los equipos de sus visitantes.

La Operación Torpedo se inició en 2011 cuando las autoridades holandesas estaban investigando el sitio web PlayPen, definido como “el más grande servicio de pornografía infantil oculto del mundo”, y descubrieron que sus servidores se encontraban en Nebraska, Estados Unidos. De esta manera, se inició un trabajo conjunto entre la Europol y el FBI para descubrir y arrestar a las personas relacionadas con el sitio.

Playpen se encontraba en la Dark Web y contenía enlaces a más de 23.000 videos explícitos y 9.000 archivos de imágenes en su servidor. El FBI encontró la forma de tomar el control del sitio web pero, en lugar de bloquear su contenido y cerrar el sitio para proteger la identidad de las víctimas como es habitual, lo dejó activo durante 13 días más, pero bajo su estrecha vigilancia.

Las autoridades inyectaron los enlaces y las imágenes con código malicioso para que se instale en los equipos de los internautas cada vez que pulsen en ellas. De esta manera, el sitio web criminal se convirtió en una carnada para los consumidores de pornografía infantil.

El Departamento de Justicia no suele permitir que se utilicen imágenes explícitas de esta naturaleza para atrapar criminales. Es más, defiende la idea de que el abuso infantil no termina al momento de tomar la foto o grabar el video, sino que se perpetúa cada vez que alguien ve estas imágenes.

Sin embargo, en esta ocasión las autoridades vieron una oportunidad para llevar ante la justicia a muchos criminales, y la tomaron. “Se nos presentó una oportunidad para introducirnos en uno de los lugares más oscuros de la tierra y nuestra única alternativa era no hacerlo”, explicó el ex agente del FBI Ron Hoski. “No había otro modo de identificar a tantos criminales de una sola vez”. En documentos de 2012, el agente Jeffrey Tarpinian descubrió la intrusión informática como “el único método de investigación disponible que ofrece una posibilidad razonable de conseguir las evidencias necesarias para probar la ubicación e identidad actual de los usuarios”.

Este procedimiento para recolectar evidencias es inusual y controvertido, pero permitió al gobierno conseguir las direcciones IP de los visitantes del sitio ilícito, revisar sus sistemas y monitorizar sus actividades en la red.

Al momento de la investigación, el sitio contaba con 215.000 usuarios registrados. Durante esos 13 días, el FBI logró recolectar la información de 1.300 personas y consiguió evidencias suficientes como para iniciar procesos penales contra 130 criminales en Estados Unidos. La investigación también develó operaciones provenientes de otros países, por lo que se vieron arrestos relacionados al caso en lugares como Grecia, Dinamarca, Holanda y Chile.

Fuentes

CNN

Tech Times

New York Daily News

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *