Wonga no pide cambiar las contraseñas después de un ciberataque que puso en riesgo a 270.000 clientes

La popular compañía británica de créditos y préstamos Wonga ha despertado críticas en su contra por su reacción ante una intrusión informática que comprometió los datos personales y financieros de más de un cuarto de millón de sus clientes.

La compañía está investigando el incidente, que afectó a alrededor de 245.000 usuarios de Gran Bretaña y 25.000 de Polonia. La información comprometida incluye los nombres, direcciones de correo electrónico, direcciones de domicilio, números de cuenta bancaria y últimos cuatro dígitos de las tarjetas de crédito de sus clientes.

La compañía estaba obligada a informar a los afectados sobre los peligros a los que se podrían enfrentar a raíz de la exposición de su información, y lo hizo, pero mostrando el aviso como información secundaria en una esquina de su sitio web. Después movió la notificación a su página principal, pero aun así su contenido dejó descontentos a los defensores de la privacidad.

“No creemos que tu contraseña de Wonga esté comprometida y pensamos que tu cuenta está a salvo, pero si estás preocupado puedes cambiar la clave de tu cuenta. También recomendamos que estés alerta ante cualquier actividad inusual en tus cuentas bancarias y actividades de Internet”, dijo Wonga en la notificación que publicó para sus usuarios.

Este es un consejo inusual, ya que ante cualquier intrusión de seguridad lo primero que se recomienda a los posibles afectados es que como forma de prevención cambien la contraseña de su cuenta y de cualquier otro sitio web que esté usando la misma clave de seguridad. Es una medida preventiva primordial que Wonga no consideró importante.

En la sección de preguntas frecuentes, Wonga responde a la pregunta “¿Cómo pasó esto?” de la siguiente manera: “Tomamos la seguridad y los problemas de datos de los clientes muy en serio. Por desgracia, los ciberataques son cada vez más comunes. Aunque Wonga opera con los estándares de seguridad más altos, estos ataques ilegales son cada vez más sofisticados. Ofrecemos nuestras más sinceras disculpas por los inconvenientes y las preocupaciones que esto podría causar”.

La compañía aseguró que iba a comenzar a alertar a los individuos afectados, a las instituciones bancarias involucradas y a las autoridades para que le ayuden a hacer el seguimiento e indagaciones sobre el caso.

No es la primera vez que Wonga pasa por una experiencia similar: en 2014 tuvo que pagar una compensación de 3,22 millones de dólares a 45.000 clientes que iniciaron un proceso judicial en su contra por su negligencia al proteger sus datos.

Fuentes

Ars Technica

The Guardian

Daily Mail

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *