Operación contra un sitio de pornografía infantil arresta a 3 administradores, 200 miembros y libera a 49 menores

Un estadounidense de Indiana ha sido sentenciado a 20 años en prisión por administrar un sitio web que facilitaba el abuso sexual de menores. La importancia del sitio era tan grande en las operaciones de pornografía infantil, que su investigación llevó a la liberación de 49 menores en situación de abuso.

Michael Fluckiger era el co-administrador del sitio web “Portland”, que funcionaba en la red de anonimato Tor con un sistema de subscripciones. Fluckinger era el encargado de administrar las listas de miembros, hacer cumplir las reglas del sitio, facilitar el acceso de los miembros al contenido del sitio, incitar la creación y publicación de nuevo material y eliminar el contenido que no estuviera relacionado con pornografía infantil.

Fluckiger compartía la responsabilidad sobre el sitio con dos personas más: David Lynn Browning, un hombre de 47 años de Kentucky y Steven W. Chase, 57, de Florida. Ambos administradores se han declarado culpables de los cargos que se les imputan y están esperando su sentencia en las próximas semanas.

Playpen operaba en el servidor Tor, que mantenía el anonimato de sus usuarios cifrando los datos y haciendo rebotar el tráfico entre diferentes ordenadores. Los investigadores lograron rastrear a los administradores y miembros del sitio con controvertidas técnicas que destruían los métodos de protección de Tor.

Después de conseguir el acceso al sitio y arrestar a los administradores, el FBI mantuvo el sitio activo durante 13 días más para conseguir información sobre sus miembros con un programa de rastreo de redes. De esta manera, los investigadores lograron identificar a más de 200 de los más de 150.000 miembros del sitio, aunque más de uno se liberó del problema porque el FBI se negó a revelar el código que había usado para identificar a los usuarios de Tor o porque tenía un solo permiso para irrumpir en los equipos de cientos de personas, algo que en el momento no tenía una legalidad clara pero ahora está permitido.

Este método de investigación es muy controvertido, pues los defensores de la privacidad afirman que así como se puede hackear a los usuarios para encontrar criminales, también puede usarse para espiar a ciudadanos, activistas, periodistas y líderes políticos para coartar su libertad de expresión. Los criminales que fueron arrestados a raíz de esta investigación usaron esto a su favor y han pedido que se revise la legalidad de este método en su caso, con la esperanza de que se anule su juicio hasta conseguir evidencias en su contra con otros métodos.

A pesar de los conflictos legales que existen para llevar a los culpables a la justicia, la operación tuvo un éxito indiscutible: con ella las autoridades lograron identificar y rastrear a 49 niños del sitio que se encontraban en una situación de explotación y abuso sexual.

Fuentes

BBC News

Ars Technica

The Register

Publicaciones relacionadas

Hay 1 comentario
  1. Gerardo

    Efectivamente al FBI no le conviene revelar el algoritmo usado para poder rastrear de tro de Tor, ya que revelaría todo el mal uso de las políticas de privacidad de X usuario, y tal como lo comentan si se rastrean hackers y de más, no dudo que rastreen a todo usuario comun de la red, y que violen sus derechos de privacidad así como hasta llegar a desaparecer a estorbos en el camino, tal cuan tenga que ver con la libre expresión.

    Siempre lo he dicho el internet es un mundo donde no existe mal, ni bien, todo es relativo, hacen justicia desde el mal y viceversa.

    Me alegro por los menores liberados puesto que eso no es nada justo que pasen esta mala vida de esa manera. Esperemos si los sentencien ya que de no ser así podrían regresar a lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *