Tu confianza quebrantada

las compañías que filtran tu información te exponen a ataques dirigidos

Hace unos meses, pedí un presupuesto por Internet a una compañía de reparaciones de casas. La empresa es muy conocida aquí en Estados Unidos. Recibí un muy buen servicio. Di mi aprobación explícita para que la empresa guardara mi dirección de correos y, desde entonces, me ha estado enviando promociones a las que me anoté.

Pero la última fue diferente: mi dirección de correo completa, junto con al menos 20 más, estaba expuesta en la lista de distribución del mensaje.

Los cibercriminales y otros atacantes también tienen vidas normales – compran en las tiendas en las que compramos, comen lo mismo que comemos y contratan los mismos servicios que nosotros. ¡Imagina lo que pasa cuando reciben uno de estos correos! Es una fuente perfecta de información para ataques de phishing dirigido.

El atacante tendría suficiente información para saber que las víctimas potenciales son clientes de esa compañía y seguro conoce los beneficios de abusar una marca para lanzar ataques en su nombre.

Como la publicidad que recibo es personalizada, hace referencia a una zona específica de la ciudad, por lo que el atacante también podría deducir dónde vive su víctima. Este dato también le trae muchos beneficios si quiere preparar un ataque.

Por último, el delincuente también conoce los métodos legítimos que emplea la tienda para promover sus servicios. Me refiero al formato que usa la empresa:

En mi caso, recibí un archivo PDF adjunto. Si el atacante lanza una campaña dirigida de phishing con un archivo malicioso, las víctimas no sospecharían del peligro porque la forma de distribución no les parecería inusual.

¿Quién podría lanzar estos ataques y qué podemos hacer al respecto?

El atacante más probable sería un cibercriminal común. Pero cualquier delincuente puede usar el mismo esquema.

¿Qué puedes hacer cuando recibas este tipo de correos publicitarios? Yo utilizo los visores online que ofrece la mayoría de los servicios de correos modernos. En vez de descargar el archivo al disco, lo puedes visualizar en Internet:

Por lo tanto, si aparece cualquier exploit de aplicaciones, por ejemplo para Adobe Reader, no funcionará y todavía podrás leer el documento.

Este tipo de filtraciones , aunque no son muy grandes, sin duda exponen a sus víctimas a ataques dirigidos de phishing.

Sígueme en Twitter: @dimitribest

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *