Abogado de inmigraciones de EE.UU. admite que robó la identidad de los inmigrantes para cometer fraude

Un ex abogado de la Oficina de Inmigraciones y Aduanas (ICE) del gobierno de Estados Unidos ha admitido que utilizó los datos de los inmigrantes que estaban en proceso de deportación para falsificar cuentas bancarias y cometer fraude.

Raphael Sánchez, de 44 años, era asesor legal en jefe de la Oficina de Inmigraciones y Aduanas. Tenía  su cargo operaciones de deportación en Alaska, Idaho, Oregón y Washington y aprovechó la información que su puesto le otorgaba sobre los inmigrantes para llevar a cabo sus operaciones de fraude.

Sánchez admitió que había elegido a siete personas que estaban luchando contra un proceso de deportación para robar sus datos y falsificar desde su propio escritorio de trabajo sus licencias de conducir, tarjetas de seguridad social y facturas de servicios públicos que servían como evidencia de su identidad y lugar de residencia. Con estos documentos, abrió cuentas bancarias y sacó tarjetas de crédito a nombre de sus víctimas.

Pero no se detuvo ahí: pidió préstamos de más de 190.000 dólares a nombre de sus víctimas y compró productos y servicios por Internet con las tarjetas falsificadas. Para que las solicitudes parecieran legítimas, también se anotó a un sistema de monitoreo de crédito que le ayudaba a estar al tanto de su capacidad crediticia y falsificó declaraciones de ingresos.

Asimismo, en la declaración jurada de sus formularios de impuestos de 2014 a 2016 afirmó que tres de sus víctimas dependían de sus ingresos, probablemente con la intención de evadir impuestos.

“Raphael Sánchez traicionó su solemne voto de responsabilidad y abusó de su puesto en un cargo oficial para ganar dinero perjudicando a inmigrantes”, dijo John P. Cronan, abogado de la división de crímenes del Departamento de Justicia.

El acusado se ha declarado culpable de cargos de fraude informático y robo de identidad agravado. Su sentencia se dictará el 11 de mayo en un tribunal de distrito de Seattle y se calcula que recibirá una pena de 48 meses de prisión. A pesar de las investigaciones criminales en las que se vio involucrado, Sánchez recién renunció a su puesto de trabajo esta semana.

Este es uno de muchos casos, que también son cada vez más frecuentes, en los que los mismos funcionarios de agencias del sector público y privado aprovechan el acceso que sus puestos de trabajo le dan a amplias bases de datos para filtrar la información o utilizarla para su beneficio propio.

Las organizaciones están comenzando a tomar consciencia de la importancia de la seguridad informática, y es cada vez más común que se esfuercen por proteger sus sistemas de ataques externos. Sin embargo, la confianza plena que depositan en sus funcionarios evita que contemplen la posibilidad de que los atacantes también pueden encontrarse entre ellos. Es por eso que las medidas de protección internas no deben dejarse de lado al momento de evaluar los métodos de seguridad que van a garantizar la privacidad y seguridad de los datos que se les ha entregado para que los manejen con responsabilidad.

Fuentes
Seattle ICE lawyer admits stealing immigrants’ identities for cash • Reuters
Former ICE Lawyer Pleads Guilty to Stealing Immigrants’ Identities to Spend $190,000 • The New York Times
ICE lawyer pleads guilty to stealing immigrants’ identities • The Washington Times

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *