Arrestan al dueño de una empresa de teléfonos cifrados por facilitar asesinatos y tráfico de drogas con sus productos

El FBI ha arrestado al dueño de Phantom Secure, una compañía que vende teléfonos con la seguridad reforzada para que sus comunicaciones sean lo más privadas posibles y dificultar que se las espíe y rastree. A raíz de las investigaciones federales, el dueño de la compañía debe responder ante la justicia por vender sus productos a carteles de droga, sicarios y criminales organizados.

Vincent Ramos es el dueño de la compañía canadiense Phantom Secure, conocida por vender los llamados “teléfonos cifrados”: teléfonos Blackberry que han sido alterados quitándoles el micrófono, la cámara y las tecnologías GPS e instalando solamente programas que cifraban las telecomunicaciones.

Estos dispositivos tienen instalados programas PGP y AES por encima de los programas de correo electrónico, y redirigen el tráfico mediante servidores en Hong Kong y Panamá. “Que nuestros servidores y parte de nuestro negocio se encuentre en Panamá tiene muchas ventajas”, dice la compañía en su material publicitario. “Panamá no considera que la evasión de impuestos sea un crimen, ni ayuda a los otros países en sus investigaciones”.

Ramos ha sido arrestado como fruto de una operación conjunta entre el FBI, la policía australiana y la policía canadiense, que en base a sus investigaciones sacaron la conclusión de que el propósito específico de Phantom Secure era facilitar la organización y ejecución de grandes crímenes. Es decir, que no se trata de que los criminales usaron un teléfono diseñado con fines legítimos para cometer actos criminales, sino que la función misma del dispositivo era ayudar a cometer estos crímenes.

Muchos de los correos electrónicos de los clientes de Phantom hacen referencias directas a actos violentos o criminales. Aunque generalmente son en inglés, algunas de las cuentas se traducen al castellano como “el.cartel”, “gatillo-fácil”, “rompe_rodillas9”.

Se ha vinculado el uso de dispositivos alterados por Phantom Secure con varios asesinatos en Australia, incluyendo los de los miembros de Hell’s Angels Tyrone Slemnik en 2013 y Roy Yaghi en 2012.

Pero eso no es todo: las autoridades han conseguido testigos dispuestos a exponer los vínculos de la compañía con operaciones de tráfico de drogas. Uno de ellos es un traficante de drogas, identificado como CW-1, que fue arrestado en septiembre de 2015 y asegura que los dispositivos Phantom Secure se usaron para organizar las operaciones de tráfico de cientos de kilos de cocaína desde México hasta Estados Unidos, Canadá y Australia.

Las autoridades tomaron el control de uno de estos dispositivos cuando arrestaron a un traficante de drogas en Estados Unidos, y esto les ayudó a explorar el aparato en profundidad, ponerse en contacto con los vendedores y hasta organizar una entrega de 10 kgs. de cocaína que generó más arrestos. Los policías encubiertos incluso usaron el teléfono registrado para preguntarle a la compañía si podían usarlo para vender éxtasis y recibieron una respuesta positiva: “lo fabricamos específicamente para eso”, dijo el vendedor a la policía encubierta.

Se calcula que existen alrededor de 20.000 dispositivos Phantom Secure que al momento están en uso en todo el mundo, 10.000 de los cuales se encuentran en Australia. Las autoridades que participaron en la investigación aseguran que no conocen a un solo usuario legítimo de estos aparatos.

El FBI y en particular las autoridades estadounidenses han estado combatiendo con fuerza a las tecnologías de cifrado durante los últimos años con el argumento de que entorpecen sus investigaciones y facilitan los crímenes y actos terroristas. Esta posición tiene una fuerte oposición de quienes no apoyan que las comunicaciones privadas de los ciudadanos se pongan en manos de las autoridades y consideran que en muchos casos (como en el de los investigadores y periodistas que se encuentran en lugares de conflicto) esta protección es hasta vital.

Si bien este tipo de casos forma parte de una agenda política que ayuda a las autoridades en su cruzada contra las tecnologías de cifrado, también es una muestra clara de que existen individuos y compañías que retuercen las estrategias de seguridad diseñadas para proteger y las convierten en armas peligrosas.

Fuentes
Feds Bust CEO Allegedly Selling Custom BlackBerry Phones to Sinaloa Drug Cartel • Motherboard
The FBI Busts Phantom Secure CEO for Allegedly Selling Encrypted Phones to Gangs, Drug Cartels • Gizmodo
Phantom Secure boss arrested in US, amid products’ suspected links to Australian murders • ABC News

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *