Criminales alteran los cables y teclados de los cajeros automáticos para robar a sus usuarios

Los cibercriminales han demostrado que no hace falta tener habilidades técnicas complejas para vulnerar un sistema que debería ser impenetrable. Un informe reciente del fabricante de cajeros automáticos NCR ha alertado sobre una operación criminal en la que los ladrones alteran los cables externos y teclados de los cajeros para robar la información de las tarjetas de crédito y débito de sus usuarios.

Para realizar el ataque, los delincuentes conectan un aparato al cable de red externo del cajero automático para recolectar los datos de la tarjeta de crédito. De esta manera, consiguen acceso a las conexiones de Internet del cajero y puede transferir la información que roba directo a los criminales.

También se han encontrado casos en los que se instaló un teclado falso que se superpone al legítimo. De esta manera, cuando un usuario del banco está escribiendo su código PIN, lo hace sobre un teclado comprometido que registra las teclas que pulsa y las comparte con los delincuentes. Los criminales también han instalado cámaras web que apuntan directo al teclado del cajero automático con el mismo propósito: conseguir el PIN de los usuarios.

El desarrollador de cajeros advirtió que estos ataques no son una prueba de concepto, sino que ya se los ha encontrado afectando los cajeros automáticos Diebold y NCR. No se ha revelado dónde ocurrieron los ataques ni cuán expandidos están.

Uno de los métodos de ataque más comunes de los delincuentes que optan por alterar físicamente los cajeros consiste en añadir un dispositivo en la ranura de entrada de las tarjetas de crédito que roba la información y se la entrega a los ladrones.

Pero esta forma de ataque se ha vuelto tan popular que la población ya está alerta ante esa amenaza y los fabricantes de cajeros y expertos en seguridad han puesto en efecto estrategias para combatirla. Es por eso que este nuevo ataque demuestra el esfuerzo de los criminales por buscar alternativas a los métodos clásicos de robo de datos, que ya están en la mira de los fabricantes de cajeros, expertos en seguridad y de los mismos usuarios.

El informe de la NCR recomienda a los usuarios y encargados del mantenimiento de los cajeros automáticos que no confíen ciegamente en su seguridad y realicen una inspección rápida de todos los puntos de acceso, incluyendo las conexiones externas y las áreas más inusuales. Esto, combinado con el cifrado de las comunicaciones, puede disminuir en gran medida los peligros del robo de datos de las tarjetas de crédito y débito.

Fuentes

Gizmodo

Krebs on Security

ATM Marketplace

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *