Documentos filtrados develan planes de Google de aceptar las políticas de censura de China para reintroducirse en su mercado

Los detalles de un proyecto de Google para atravesar la “Gran muralla de fuego china” han sido filtrados antes de que la compañía los hiciera oficiales. Después de que su buscador estuviese ausente del mercado tecnológico más prolífico del mundo durante casi una década, Google ha elaborado un proyecto para adecuarse a las políticas de control de contenido implementadas por el gobierno chino para controlar la información a la que tienen acceso sus internautas.

Cuando las leyes de censura de contenido informático en China comenzaron a ponerse más estrictas, Google intentó adoptarlas para mantenerse en el mercado, lo que lo puso en el centro de críticas de defensores de la libertad en Internet, principalmente norteamericanos, que lo llamaron “funcionario del gobierno chino” y “cómplice del mal”. Pero la compañía finalmente no soportó la presión ejercida por ambas partes y en marzo de 2010 anunció que se retiraría del mercado chino debido a que “no podía seguir censurando sus resultados”. Al hacerlo, Google acusó al gobierno de limitar la libertad de expresión, bloquear sitios web e irrumpir en sistemas informáticos de Google para censurar el contenido de Internet al que tenían acceso sus usuarios.

Pero la nueva información indica que la compañía está planeando hacer las paces con las políticas del gobierno asiático y para ello está poniendo en marcha un proyecto especialmente diseñado para este mercado. El proyecto se llama “Dragonfly” y fue filtrado por una fuente anónima al periódico The Intercept.

El proyecto nació a principios del año pasado y tomó fuerza en diciembre de 2017, después de que el Director Ejecutivo de Google, Sundar Pichai, tuviera una reunión exitosa con autoridades del gobierno de China.

Tomando en consideración que el 95% de la población en China se conecta a Internet desde su teléfono celular y que el 80% de los teléfonos funcionan con el sistema operativo Android, Google está creando una aplicación para Android con diferentes versiones, llamadas “Maotai” y “Longfei”.

La “Gran muralla de fuego china” bloquea información sobre oponentes del gobierno chino, libertad de prensa, sexo, estudios académicos, la masacre de Tiananmén de 1989, anticomunismo y disidentes. También se prohíbe el acceso a libros que representan de forma negativa a los gobiernos autoritarios, como “1984” y “Rebelión en la granja” de George Orwell. También se limita el acceso a populares redes sociales como Facebook, Instagram y Twitter.

Los documentos confidenciales indican que Dragonfly bloqueará y filtrará de forma automática los sitios web y términos de búsqueda prohibidos por el gobierno chino. El contenido censurado no se mostrará en las primeras páginas de los resultados y en su lugar se mostrará una exención de responsabilidad que dice: “algunos resultados han sido omitidos debido a políticas reglamentarias”.

La persona anónima que filtró los documentos dijo que había tomado la decisión de hacerlo porque estaba “en contra de que grandes compañías y gobiernos colaboren en la opresión de su gente”, y que le preocupaba que “lo que se hace en China se puede volver un modelo para muchas otras naciones”.

Según la información filtrada, Google ya ha presentado un prototipo de la aplicación al gobierno de China para su aprobación y si todo marcha como se espera la versión final podría lanzarse dentro de seis a nueve meses.

Fuentes
Tras años de ausencia, Google podría entrar a territorio chino con polémico servicio de búsqueda • FayerWayer
GOOGLE PLANS TO LAUNCH CENSORED SEARCH ENGINE IN CHINA, LEAKED DOCUMENTS REVEAL • The Intercept
Whistleblower reveals Google’s plans for censored search in China • The Verge

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *