El conflicto entre Rusia y Gran Bretaña trae consigo vientos de ciberguerra

Las crecientes tensiones políticas entre Rusia y Gran Bretaña tienen al mundo entero a la espera de las decisiones que tomarán las superpotencias mundiales para enfrentar sus problemas. En medio de las preocupaciones y la ansiedad de la espera a que se tomen decisiones diplomáticas de extrema importancia, los rumores de ciberguerra como una posible herramienta de represalia por parte de Gran Bretaña no se hicieron esperar.

Ayer la primer ministro de Gran Bretaña, Theresa May, hizo duras declaraciones en contra de Rusia, a quien acusa de haber desarrollado y utilizado un arma química prohibida desde fines de la Segunda Guerra Mundial para intentar asesinar a un ex espía ruso que se había convertido en espía británico. En el intento, los asesinos también envenenaron a la hija del agente y pusieron en riesgo a medio millar de ciudadanos que pueden haber entrado en contacto con el químico.

Aunque Rusia negó rotundamente haber participado en el asunto, el hecho generó intensos conflictos diplomáticos entre ambos países: Gran Bretaña expulsó a todos los diplomáticos rusos excepto al embajador de su territorio, llamó a una reunión de emergencia con sus países aliados y dio un ultimátum a Rusia para que explique lo sucedido en menos de 24 horas. Caso contrario, Gran Bretaña tomará medidas en represalia.

Pero…, ¿cuáles serán estas medidas? fuentes vinculadas al gobierno británico sugieren que una de las armas de ataque más fuertes de Gran Bretaña son las virtuales, por lo que no se debe descartar su uso en esta situación.

“La ofensiva cibernética forma parte del arsenal británico. Seguro se lo considerará o hasta se lo seleccionará”, dijo al periódico The Sun una fuente anónima vinculada con el gobierno. Una guerra virtual se puede llevar a cabo desde muchos frentes: desde la difusión de noticias falsas en redes sociales hasta el bloqueo y alteración de infraestructuras críticas civiles, militares y gubernamentales.

El Ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, no confirmó ni negó la posibilidad de un ataque virtual, pero recalcó que para entender la decisión de los líderes “es importante que la gente comprenda la gravedad de lo sucedido y la furia que siente el gobierno británico por el uso de armas químicas contra ciudadanos inocentes en su territorio”.

Sin embargo, Robert Hannigan, ex director del Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ), recalcó que es de extrema importancia que Gran Bretaña se esfuerce por aliviar las tensiones entre Londres y Moscú en lugar de aumentarlas iniciando una guerra cibernética.

Hannigan afirmó que es muy probable que Rusia no se quede indefensa en caso de recibir ataques virtuales. Pero, sin desmeritar las habilidades de Rusia en el ciberespacio, también se deben tomar en cuenta que las capacidades ofensivas británicas estarían potenciadas por las de sus aliados, el más fuerte de los cuales es Estados Unidos.

El ex director del GCHQ dice que su preocupación no es por la respuesta de Rusia, sino porque las ofensas virtuales no deben tomarse a la ligera: “es como iniciar un conflicto militar y no creo que nadie salga beneficiado con ello”, dijo Hannigan. “Creo que la principal razón para no hacerlo es evitar iniciar un nuevo conflicto, esa no es la respuesta a este problema”.

Opinó que la respuesta de Gran Bretaña, a pesar de las intensas emociones que genera este problema, debe mantenerse dentro del marco de lo permitido dentro de las políticas internacionales, en especial porque la violación de estas políticas es precisamente lo que se está castigando. “Somos gente que actúa dentro de las regulaciones internacionales, que sigue las leyes internacionales y queremos que los demás también lo hagan”.

Fuentes
UK cyber capabilities ‘best in the world’ but Britain ‘should not attack Russia’, ex-GCHQ boss says • Sky News
CYBER-WAR? Spy poisoning scandal ‘could spark new hacking conflict between Britain and Russia’ • The Sun
Ex-GCHQ boss: All the ways to go after Russia. Why pick cyberwar? • The Register

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *