El gobierno de Irán bloquea el acceso a las redes móviles Telegram e Instagram para combatir levantamientos sociales

El gobierno de Irán ha bloqueado el acceso a redes sociales y servicios de mensajería en un intento desesperado por retomar el control del pueblo que ha tomado las calles en protestas contra el oficialismo.

Las protestas en Irán comenzaron como demostraciones en contra del manejo de la economía del país y de la inflación que está sufriendo, pero fueron escalando hasta convertirse en un movimiento de resistencia contra el liderazgo del gobierno y de la iglesia. Las protestas y su represión por parte de las autoridades se han tornado tan violentas que han cobrado la vida de al menos veinte personas. Las protestas son “las más grandes que se han visto en Irán desde que hace ocho años hubo un levantamiento en contra de los resultados dudosos de las elecciones”.

Aferrándose al caos por el que está pasando el país, el gobierno de Irán ha bloqueado el acceso a las redes móviles y censurado Instagram y Telegram como forma de combatir a los revolucionarios. Las redes sociales se han convertido en herramientas importantes para la organización de las protestas y difusión del conflicto dentro y fuera del país: Telegram es clave para compartir planes y difundir información en tiempo real sobre el estado del conflicto, mientras que Instagram ayuda a documentar las protestas y compartir con el mundo entero imágenes que dan idea de la magnitud de lo que está sucediendo.

Es por eso que, cuando se comenzaron a viralizar videos en Instagram de miles de personas marchando en contra del gobierno y Telegram se rehusó a cerrar el canal de protesta t.me/sedaiemardom, el gobierno tomó cartas en el asunto y bloqueó las aplicaciones y ordenó a los proveedores de servicios móviles que corten sus servicios.

El gobierno iraní dice que esta es una medida temporal para “mantener la paz” en el territorio, pero esta decisión ha desatado duras críticas dentro y fuera del país por ser considerada una forma de censura que intenta coartar la libertad de expresión de los manifestantes y esconder la violencia de la represión de su propio gobierno.

No se sabe con certeza cuán “temporal” será la medida ni qué extensión del territorio afecta: si es en todo el país o sólo en las ciudades principales. La agencia de noticias Iran Student News Agency notó que el acceso a Telegram de escritorio sigue funcionando, por lo que es posible que se esté tratando de controlar solamente el acceso a las redes sociales desde las calles y los centros de protesta. Por supuesto, existen alternativas para de evadir el bloqueo, así que los manifestantes están difundiendo formas de hacerlo para que sus acciones no se vean afectadas por esta medida.

Esta no es la primera vez que un gobierno recurre a la censura de las redes sociales. Irán tiene antecedentes de haber bloqueado redes sociales en momentos de crisis, y otros países como Egipto también tomaron medidas de este tipo en situaciones conflictivas. Se esté a favor o en contra de la censura de Internet para controlar movimientos sociales y reforzar la autoridad, lo cierto es que incidentes pasados han demostrado que los protestantes no saldrán de las calles solamente porque se les prohíbe el acceso a Internet. Es más, estas formas de contención avivan los conflictos en lugar de aplacarlos y llaman la atención internacional cuando lo que tratan de hacer es lo contrario.

Fuentes

Iran blocks internet services in bid to quash protests Engadget

Iran Moves to Block Social Media Apps, Mobile Networks as Protests Spread Gizmodo

Iranians resist internet censorship amid deadly street protests The Register

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *