El primer “robocop” ya patrulla las calles de Dubái

La policía de Dubái ha unido a sus filas al primer “robocop”, un robot antropomorfo con uniforme de policía que está diseñado para ayudar a las autoridades a mantener el orden de la ciudad.

El robot fue diseñado por la empresa catalana Pal Robotics: mide 1,67 metros, pesa 99 kilos y está patrullando los centros comerciales y puntos turísticos más concurridos de la ciudad. El robot se comunica con los ciudadanos mediante una pantalla táctil en su pecho con información en árabe e inglés, pero se está trabajando para ampliar su repertorio a nueve idiomas, incluyendo español. Los ciudadanos pueden usar esta pantalla para denunciar crímenes, pagar multas o ponerse en contacto con las comisarías de la ciudad.

También cuenta con una cámara web que graba todo lo que sucede a su alrededor y lo transmite en directo a las oficinas de la policía. “Puede proteger a los ciudadanos del crimen porque realiza transmisiones instantáneas a nuestro centro de comando y control”, dijo Brig Khalid Al Razooqi, director general de servicios inteligentes de la Policía de Dubái.

La cámara del robot también funciona con una tecnología de reconocimiento facial que detecta a prófugos de la justicia e identifica a aquellas personas que cometen crímenes en su presencia y pueden representar un peligro para los ciudadanos.

Algo en lo que Pal Robotics puso mucho énfasis es que este robot no puede dañar a los seres humanos. Por lo tanto, no está diseñado para portar ningún tipo de arma. Pal Robotics se refirió a esto como una “línea roja” que no quieren cruzar. Esto refuerza la intención de crear un robot para estar en contacto con civiles, a diferencia de un robot militar.

La policía tiene intenciones de aumentar la cantidad de robots policías hasta que alcancen el 25% de las fuerzas policiales del país en 2030. El propósito no es reemplazar a los policías existentes, sino complementar sus operaciones con esta computadora accesible para los ciudadanos. “Por ahora la mayoría de la gente va a las comisarías, pero con esta herramienta podemos atenderla de forma más eficiente las 24 horas del día”.

La seguridad informática de este robot y cuán resistente es a ataques de hackers e intrusiones virtuales todavía está por verse. Si algo se ha demostrado en todos estos años de explosión tecnológica y análisis de las nuevas tecnologías es que ningún sistema es del todo inmune a las amenazas cibernéticas.

Los investigadores de seguridad todavía no han tomado este robot como objeto de sus estudios, pero algunas de sus funciones, como las tecnologías de reconocimiento facial, ya se han comprobado vulnerables a la explotación en otros dispositivos. Sólo queda esperar que los expertos en seguridad encuentren cualquier falla en el dispositivo, si es que existe, antes que los cibercriminales, y que el robot se haya fabricado tomando la seguridad informática como prioridad.

Fuentes

El País

BBC News

The Telegraph

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *