El “Rey del Spam” se declara culpable de haber invadido Facebook

Sanford Wallace, el ilustre spammer conocido como “Rey del Spam”, se ha declarado culpable de haber irrumpido en miles de cuentas de Facebook para enviar 27 millones de mensajes spam en la red social.

El hombre estadounidense de 47 años se declaró culpable de cargos de fraude y desacato criminal ante un tribunal de justicia. Wallace detalló sus actividades criminales, con las que logró ganar millones de dólares propagando spam en Facebook entre 2008 y 2009.

Wallace irrumpió en las cuentas de 500.000 usuarios legítimos de Facebook y publicó mensajes spam en los muros de sus contactos. Las publicaciones vinculaban a sitios web que pagaban a Wallace por dirigir visitantes a sus páginas o trataban de recolectar la información personal de los usuarios.

En 2009, Facebook ganó una demanda civil en su contra y un juez le ordenó que se mantuviera alejado de las redes de Facebook. Sin embargo, Wallace desobedeció esta orden, un crimen que también admitió esta semana.

Pero Wallace ya era conocido mucho antes de los ataques a Facebook. A principios de los ’90 se involucró en operaciones de envíos masivos de faxes publicitarios, una actividad ilegal en los Estados Unidos desde 1991. Pocos años después, en 1995, ganó notoriedad por haber fundado y administrado la compañía “Cyber Promotions”, que no tardó en convertirse en uno de los mayores difusores de spam cibernético. En 2008, lo hallaron culpable de enviar spam en las redes de MySpace.

En total, ha pagado multas de alrededor de 4 millones de dólares por sus diferentes operaciones de spam, aunque causó daños financieros mucho mayores: en 2009, un juez le ordenó que pagara a Facebook una suma de 711 millones de dólares por los daños causados a sus usuarios. Pero el spammer se había declarado en bancarrota pocos días antes, por lo que evitó pagar la millonaria retribución.

Wallace fue arrestado en Las Vegas en agosto de 2011 por sus ataques en Facebook y liberado bajo fianza esta semana. Un juez dictará su sentencia el 7 de diciembre, que podría alcanzar una pena máxima de 3 años de prisión y una multa de 250.000 dólares.

Fuentes

The Telegraph

PC World

Computing.co.uk

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *