Internet para adultos y niños

Konstantín Ignátiev, Evguény Kolotínsky

¿Es la red global útil o perjudicial para el desarrollo?

Para la mayoría de los usuarios de ordenadores personales, Internet es algo que se da por sobreentendido, e incluso algo común y corriente. Muchos lo usan a diario en el trabajo y en casa, y no se imaginan que pueda ser de otra forma. Y no es nada sorprendente, porque el Internet moderno es una fuente de información prácticamente inagotable: la cantidad de información que contiene sobrepasa los 500 mil millones de Gb y es un instrumento irremplazable para la búsqueda de información, como también para muchas otras áreas de la vida de la persona moderna. Con la ayuda de la red mundial ahora pagamos cuentas, buscamos escuela para nuestros hijos, trazamos la ruta de nuestras vacaciones de verano, etc. Sin embargo Internet, en cuanto reflejo de la vida real, también tiene su lado oscuro. Del mismo modo que en la vida real, en la red existen comunidades criminales, tráfico de armas y de narcóticos, grupos extremistas y asociaciones de estafadores. Además, como los creadores de Internet son adultos, está orientado sobre todo a un público adulto. En diferentes países, los numerosos sitios de citas y los que contienen materiales de carácter pornográfico o erótico tienen diferentes grados de legalidad. Pero, por supuesto, la mayoría de ellos nos son aptos para menores de edad.

Al mismo tiempo, cada año aumenta la cantidad de niños y adolescentes que se convierten en usuarios de Internet. Los niños y adolescentes están entre los usuarios más activos de Internet. Esta generación nació en la época de las tecnologías informáticas y no recuerda aquellos tiempos cuando la telaraña mundial no existía. El peligro más serio, desde nuestro punto de vista, es que el niño (o adolescente) puede obtener acceso a ciertos conocimientos antes de ser capaz de comprenderlos de una manera adecuada. El contacto prematuro con el contenido potencialmente peligroso de la red global puede causar daños considerables a una mente inmadura.

Al mismo tiempo, los nuevos usuarios de Internet, por desgracia no suelen estar preparados para procesar el abundante flujo de datos no comprobados, de baja calidad, prematuros y simplemente peligrosos, que pueden causar daños no sólo a sus ordenadores, sino a ellos mismos.

Casi todos los padres se preguntan ¿qué hacer para que el navegar por Internet sea provechoso para mi hijo, amplíe sus horizontes y desarrolle sus hábitos de comunicación, pero al mismo tiempo no le cause perjuicios? Casi cada uno de ellos conoce la zozobra que causa no saber si, en su ausencia, su hijo ha visitado páginas no convenientes.

Vale la pena destacar que el niño puede llegar a estas páginas sin importar que estén fuera de su círculo de intereses, si se convierte en víctima involuntaria de las tecnologías de marketing y las estafas. Muchos sitios web, de manera abierta o disimulada, inducen a los usuarios a visitar sitios de contenido dudoso. Para este fin se usan tanto enlaces y banners inofensivos a simple vista, como ventanas emergentes, escenarios y otros métodos. Y muchos de los sitios publicitados de esta forma pueden resultar nocivos. De esta manera, nos vemos obligados a hablar no sólo del problema del control sobre las actividades de los niños que navegan en Internet, sino también sobre su defensa en el espacio virtual.

Si recurrimos a la estadística, vemos que según algunos datos, el 25% de los niños en edad preescolar usan Internet sin estar bajo la vigilancia de sus padres. Más del 30% de niños menores de 14 años se topan en la red con contenidos pornográficos, mientras que el 15% lo hace con sitios sobre juegos de azar, violencia, alcohol y narcóticos.

Esta situación, por supuesto, no puede dejar de preocupar a los padres que tratan de proteger a sus hijos de las experiencias traumatizantes y de la información que les pueda hacer daño.

Cómo proteger a los niños de los contenidos indeseables

Estos últimos años muchas compañías de seguridad informática publican productos para “proteger tu casa y familia”, cuya tarea es garantizar la seguridad de los niños en Internet.

Kaspersky Lab ofrece su solución: en la suite Kaspersky Internet Security se incluye un módulo llamado “Control parental”. La principal tarea de este componente es proteger a los niños contra los contenidos indeseables y darles a los adultos la posibilidad de limitar el tiempo que el menor pasa en la red. Queremos contar un poco cómo funciona el “Control parental”.

Cómo funciona el módulo de control parental

En la configuración predeterminada, el módulo de control parental está deshabilitado, para no generar molestias al usuario adulto que navega por la red. Se lo puede configurar de tal manera que se active cuando un niño entra en el sistema.

Los padres pueden escoger qué categorías de sitios considerar prohibidos. Entre ellos: los sitios que contienen pornografía y erotismo, lenguaje obsceno; aquellos que publicitan software ilegal, armas y drogas, así como los que hacen propaganda de la crueldad y la violencia. También se puede impedir que el niño tenga acceso a las redes sociales, el correo web, las tiendas online, los sistemas de pago, etc.

Cuando el usuario menor de edad usa Internet, el módulo de control parental revisa las páginas que éste quiere ver. Si la página pertenece a alguna de las categorías indeseables, el producto la bloquea y visualiza información sobre el motivo de la prohibición.

Categorización de las páginas

El propósito de la revisión de la página es, por lo general, asignarle alguna de las categorías conocidas.

En el sentido técnico, existen dos tipos de categorización de páginas web: el método de listas blancas y negras, y el método heurístico, con cuya ayuda se puede tomar en cuenta una serie de indicios para poner determinada página web en una u otra categoría.

El método heurístico, que es el más flexible y moderno, al mismo tiempo tiene cierta probabilidad de tomar una decisión equivocada. Para que sea posible el perfeccionamiento constante de los algoritmos usados, el módulo de control parental de Kaspersky Internet Security prevé la posibilidad de enviar quejas sobre páginas web que se han bloqueado por error:

Toda la información de este tipo se acumula y procesa. Muchas páginas que han generado quejas se revisan una vez más de forma manual. Esto permite analizar el funcionamiento de la heurística, entender el motivo de los errores y adaptar el algoritmo de forma que se puedan evitar en el futuro.

Esta revisión muestra que sólo el 3% de todas las quejas recibidas están relacionadas con la errónea categorización de las páginas. El 97% restante son quejas causadas por… ¡el correcto funcionamiento del filtro! En la absoluta mayoría de los casos, la categoría asignada a una página dada es correcta y el módulo bloquea el acceso a la página según las reglas establecidas por los padres. Y son los niños a quienes se les impidió ver las páginas peligrosas los que pulsan el vínculo que envía la queja.

 

En general, la situación es la siguiente: cerca del 80% de los sitios cuyo intento de visita hace reaccionar al módulo de control parental y que el usuario envía una queja de bloqueo erróneo, son sitios que contienen pornografía o lenguaje obsceno. El 20% restante son sitios dedicados a las armas, juegos de azar, violencia, etc. Esta correlación es casi permanente al pasar el tiempo, lo que dice mucho sobre la envidiable constancia de los usuarios de Internet, que en el caso analizado es muy probable que sean niños y adolescentes.

Por supuesto, una parte de la estadística son las “visitas involuntarias” a sitios indeseables de las que hemos hablado más arriba, pero su porcentaje es pequeño.

Cabe destacar que nuestro módulo de control parental bloquea los sitios destinados deliberadamente a adultos y demás recursos que de forma unívoca pertenecen a alguna de las categorías indeseables sin importar la cantidad de quejas (por supuesto, si los padres han marcado estas categorías como no deseables en la configuración del producto).

En lugar de conclusión

Según los últimos datos, cada día el sistema de control parental implementado en los productos personales de Kaspersky Lab bloquea más de 4 millones de intentos de ver pornografía. Esto significa que cada hora, desde los ordenadores controlados por niños, se hacen cerca de 160.000 intentos de visitar sitios pornográficos.

Así, el módulo de control parental de forma real pone freno a los intentos de los niños de acceder a contenidos indeseables. Por supuesto, sólo los padres tienen derecho a decidir qué categorías de páginas son indeseables para sus propios hijos. Como cualquier instrumento, el control parental sólo permite plasmar la intención de los padres, pero no puede ni debe reemplazarlos. A fin de cuentas, el mejor control parental es la confianza mutua entre hijos y padres.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *