ProtonMail paga para detener a sus ciberatacantes y recibe una segunda oleada de agresiones

El servidor suizo de correos electrónicos cifrados ProtonMail ha caído en la trampa de cibercriminales que lo dejaron inoperante con ataques DDoS y le pedían un rescate para restablecer sus operaciones. Sin embargo, otro grupo de cibercriminales retomó las operaciones de sus colegas y continuó atacando a ProtonMail aun después de que la compañía pagara la suma exigida.

El martes en la mañana, los atacantes enviaron una advertencia a la compañía amenazándola con iniciar los ataques si no se cumplía con un pago de 15 bitcoins, el equivalente a casi 6.000 dólares. Al ver que ProtonMail ignoraban sus exigencias, iniciaron los ataques nocivos que duraron más de 3 días, con la promesa de no detenerse hasta recibir el rescate.

Al fin, la compañía sucumbió ante las exigencias de los delincuentes y les transfirió la suma establecida con la esperanza de recobrar el control de sus servidores. “Esperábamos que, al pagar, evitaríamos que otras compañías resulten impactadas por el mismo ataque. Pero los ataques contra nuestra infraestructura continuaron durante la noche y, para mantener a nuestros clientes en línea, obligamos a nuestro servidor a detenerse anunciando nuestro rango de IPs para desconectarnos de la red. El ataque alteró el tráfico de los servidores de toda la red y fue tan grave que los cibercriminales que nos habían extorsionado se vieron obligados a escribirnos para negar la responsabilidad del segundo ataque”.

“Es probable que ProtonMail esté recibiendo los ataques de dos grupos diferentes, uno de los cuales muestra características que suelen tener los actores financiados por un gobierno”, dijo la compañía en sus declaraciones. ProtonMail cree que un grupo llamado Armada Collective podría ser responsable del primer ataque, pero no sabe quién podría estar detrás del segundo.

De todos modos, esta es sólo una teoría y se sigue investigando el incidente con la ayuda de expertos y autoridades para descubrir a los responsables del ataque que, a pesar de ser una amenaza común, “no tiene precedentes en tamaño y magnitud”, dijo la compañía. “Es probable que este sea el ataque DDoS más grande y sofisticado que se haya visto en Suiza”, indicó Andy Yen, portavoz de ProtonMail.

La compañía recalcó que esto no significa que la información de sus clientes esté comprometida. “Aunque el acceso a nuestros servidores esté limitado, es muy importante recalcar que nuestro cifrado se mantiene fuerte y 100% intacto. Todos los datos de los usuarios están protegidos y a salvo”, afirmó Yen.

Fuentes

The Guardian

Ars Technica

Computing

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *