Un hacker admite haber robado fotos íntimas de actrices de Hollywood

Ryan Collins, el hacker acusado de haber robado y publicado fotografías íntimas de mujeres famosas, se ha declarado culpable de un cargo de acceso desautorizado a un sistema informático, lo que podría ponerlo en prisión por un máximo de cinco años.

El hacker participó en una operación a finales de 2014 que llegó a conocerse como “Fappenning” y “Celebgate”, en la que los ciberatacantes irrumpieron en las cuentas de Google y Apple de cientos de mujeres para robarles información privada y fotos íntimas.

Collins admitió que se había infiltrado en más de 50 cuentas de iCloud y 75 de Google utilizando métodos que no requerían de mucha experiencia técnica, como averiguar las contraseñas en base a información pública o utilizar métodos de ingeniería social en los que se hacía pasar por Apple y Google para convencer a las víctimas de que le dieran sus credenciales de acceso a las cuentas.

No se han presentado evidencias contundentes de que Collins haya publicado la información en Internet, que en 2014 se difundió con rapidez en Reddit y 4Chan. Los documentos publicados tampoco identifican a sus víctimas, pero algunas de las mujeres afectadas en esta oleada de ataques de Fappenning fueron las actrices Jennifer Lawrence, Kirsten Dunst, Kaley Cuoco y Kate Upton.

“Al haber conseguido de forma ilegal los datos íntimos de las vidas personales de sus víctimas, Collins violó su privacidad y dejó a muchas personas con perturbaciones emocionales duraderas, vergüenza y sensaciones de inseguridad”, dijo David Bowdich, portavoz del FBI.

La fiscalía y la defensa han llegado al acuerdo de recomendar al juez una sentencia de 18 meses en prisión, aunque la autoridad puede escoger el tiempo que vea conveniente. La pena máxima por el cargo que admitió es de 5 años en prisión y una multa de 250.000 dólares, además de la posibilidad de pagar una retribución a sus víctimas.

Aunque este es uno de los casos más resonados de acoso virtual a actrices famosas, esta clase de ataque es una tendencia que se ha estado popularizando en los últimos años. Las actrices Mila Kunis y Scarlett Johansson sufrieron violaciones de privacidad similares y lograron poner al atacante tras las rejas; y el FBI también tomó acción en el caso de un hombre que grabó sin autorización a la periodista deportiva Erin Andrews en su hotel.

Fuentes

The Guardian

Cnet News

Gawker

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *