El fin del camino para Windows XP

El soporte para Windows XP ha terminado: a partir de ahora no habrá más actualizaciones de seguridad, parches de último minuto, opciones de asistencia gratuitas o pagadas ni actualizaciones del contenido técnico en Internet.

¿Cuál es el problema? Después de todo, es un sistema operativo de 12 años de antigüedad.

No habría ningún problema si no hubiese mucha gente que todavía está utilizando Windows XP – nuestros datos indican que alrededor del 12% de nuestros clientes siguen ejecutándolo. Es mucha gente que queda vulnerable a ataques cuando los parches dejen de protegerla: cualquier vulnerabilidad que se descubra de ahora en adelante será una vulnerabilidad del día cero, lo que quiere decir que no habrá ninguna posibilidad de parcharla.

El problema se complicará cuando los vendedores de aplicaciones dejen de desarrollar actualizaciones para Windows XP: cada aplicación sin parches se convertirá en una nueva zona de ataques.

Podría parecer obvio que la solución más simple es actualizar el sistema operativo. Pero aunque Microsoft ha avisado con mucho tiempo de anticipación sobre sus planes de cancelar el soporte para XP, es fácil comprender por qué a algunas compañías les podría costar el cambio. Además del gasto económico que implica cambiar de sistema operativo, hay que invertir en nuevos equipos y hasta tratar de reemplazar aplicaciones que han sido desarrolladas de forma específica para las compañías, que en el momento funcionaban con XP. Por eso no es ninguna sorpresa que las grandes organizaciones estén pagando para seguir recibiendo las actualizaciones de XP.

Entonces, si no haces el cambio ahora, ¿puedes seguir protegido? ¿Tu antivirus te protegerá?

Sin duda te dará protección. Pero esto sólo funciona si con “anti-virus” nos referimos a un producto de seguridad completo que utilice tecnología proactiva para defenderte de ataques nuevos y desconocidos; en particular, con funcionalidades para evitar el uso de exploits. Un antivirus básico, que se enfoca en el análisis de las firmas de programas maliciosos, no es suficiente para protegerte en este caso. También recuerda que, con el paso del tiempo, los vendedores de seguridad implementarán nuevas tecnologías de protección que no serán compatibles con Windows XP.

En el mejor de los casos, debes percibirlo como una pequeña extensión mientras terminas tu estrategia de migración. Los escritores de virus sin duda atacarán a Windows XP mientras siga teniendo un público tan grande, ya que un sistema operativo sin parches les ofrecerá una oportunidad mucho mayor de explotar las vulnerabilidades que encuentren. Cada equipo con Windows XP que esté en una red se convierte en un punto débil que puede explotarse en un ataque dirigido hacia la compañía. Si se lo compromete, es una puerta de entrada a la red.

No hay duda de que es complicado y costoso cambiar de sistema operativo, tanto para los individuos como para las compañías. Pero el riesgo de usar un sistema operativo que se volverá cada vez más inseguro es más importante que los inconvenientes que puede causar el cambio.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *